Abril se tiñe de naranja para denunciar el maltrato animal

abril naranja A través de un simbólico lazo naranja, los animalistas de todo el mundo empiezan a colorear el mes de abril para denunciar el maltrato animal. Este toque de atención pretende dar voz a los que no la tienen para decir no a la crueldad y prevenir situaciones de riesgo. La iniciativa, que nació en EEUU de la mano de la American Society for the Prevention of Cruelty to Animals, se ha extendido también por las redes sociales de nuestro país gracias a hashtags como #lazonaranja o #noalmaltratoanimal.

Y es que los malos tratos abarcan cualquier conducta que vulnere el derecho a la vida y la dignidad mínima de los animales, causándoles sufrimiento. Puede producirse por violencia directa (castigos crueles, palizas, torturas…) o por negligencia en su cuidado, teniéndolos encerrados, atados, a la intemperie, sin agua o alimento o en malas condiciones higiénicas, por ejemplo. También por actividades como las peleas, cría indiscriminada, cepos en el ganado o participación en festejos de dudoso contenido lúdico. Si presenciamos cualquier tipo de maltrato tenemos la obligación de denunciarlo a la policía local de nuestro municipio, si estamos en una zona urbana, o al SEPRONA si nos encontramos en el campo.

“Alerta animal” una APP para denunciar el maltrato

Coincidiendo con esta campaña, el Observatorio Justicia y defensa Animal acaba de lanzar la primera aplicación de Europa que permite denunciar casos de maltrato animal desde el móvil: se llama Alerta Animal y ya está disponible gratuitamente para Android. De una manera muy sencilla y directamente desde su Smartphone, cualquier usuario puede informarse y poner una denuncia adjuntando todos los datos necesarios: fotografías, vídeos y localización GPS del suceso.

La ONG que la presenta está especializada en protección jurídica y defensa legal de los animales desde su creación en 2012. Con esta nueva herramienta el Observatorio va un paso más allá en su lucha por los estándares mínimos de bienestar animal que marca la legislación de nuestro país y cuyos incumplimientos persigue por vía administrativa y penal.