¿Cómo adoptar un perro potencialmente peligroso?

pppDe vez en cuando tenemos el placer de publicar buenas noticias en el blog: alguna línea de autobús que admite perros, una nueva playa, un parque en el que poder soltar a nuestras mascotas… Pero, por desgracia, siempre tenemos que añadir la dichosa coletilla que excluye a los perros considerados potencialmente peligrosos. Y es que estos animales siguen injustamente ligados a agresiones, peleas y violencia de todo tipo, por ello, además de su discriminación constante en las medidas dogfriendly, sufren doblemente la lacra del abandono.
En estas fechas veraniegas, en las que las perreras no dan abasto, las primeras víctimas son los perros pertenecientes a las consideradas razas potencialmente peligrosas (pitbull, akita, rottweiler, dogo argentino etc). Y sí, hablamos de víctimas porque en las perreras cuando no tienen más espacio, sacrifican. Y empiezan por ellos, que son los que tienen más difícil una adopción, una casa de acogida o incluso su salida a un refugio de animales. Así que, sin entrar en debate sobre si podemos meter en el mismo saco a todos los perros por pertenecer a una determinada raza o si sería pertinente tomar otras medidas (esto daría para varios post…) queremos explicaros los requisitos legales en Baleares a la hora de adoptar a uno de estos peludos y animaros a hacerlo y salvar una vida.

¿Cuáles son los considerados PPP?

La legislación española en la Ley 50/1999 y el Real decreto 287/2002 establece el marco jurídico que afecta a los perros potencialmente peligrosos, aunque después, cada Comunidad Autónoma tiene potestad de matizarla. Esto da lugar a que, por ejemplo, un doberman sea ppp en Galicia (la CCAA con un listado más amplio de razas incluidas) y no en otras muchas autonomías. En el caso de Baleares, se consideran peligrosos los siguientes canes y sus cruces: Pit Bull TerrierStaffordshire Bull TerrierAmerican Stafforshire TerrierRottweilerDogo ArgentinoFila Brasileño, Tosa InuAkita Inu.

También los que reúnen la mayoría de estas características:

• Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
• Marcado carácter y gran valor.
• Pelo corto.
• Perímetro torácico de entre 60 y 80 centímetros, con una altura de entre 50 y 70 centímetros y un peso de más de 20 kg.
• Cabeza voluminosa y mandíbulas grandes y fuertes.
• Cuello ancho, musculoso y corto.
• Pecho ancho, con costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
• Extremidades musculosas.

¿Qué hay que hacer para adoptar un PPP?

Cualquier persona mayor de edad, sin antecedentes penales y que supere un test psicotécnico puede adoptar un perro potencialmente peligroso. Para ello, debe tramitar la licencia pertinente en el ayuntamiento en el que esté empadronado. Los pasos a seguir son los siguientes:

1. El primer paso es tener los papeles del perro. En las perreras te los dan cuando pones el microchip a tu nombre.

2. Obtener un certificado de salud en un centro médico donde realicen test psicotécnicos como los del carnet de conducir. Su coste aproximado es de unos 50 euros (aunque variará en función del lugar elegido).

3. Solicitar un certificado de antecedentes penales en el Ministerio de Justicia. En Palma se solicita en la calle Posada de la Real, en la gerencia del citado ministerio.

4. Certificado de no haber sido sancionado para la obtención de la licencia. Se consigue en la Consellería de Agricultura y Pesca, en calle Foners 10 de Palma.

Una vez obtenida la licencia, deberemos inscribir al perro en el Registro Municipal de Animales Potencialmente Peligrosos en cualquier Unidad Integrada de Atención al Público Municipal. Además, es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura mínima de 120.000 euros con cualquier aseguradora (podemos buscar la que más nos interese en algún comparador como Rastreator, por ejemplo).
Con todo ello (licencia y seguro) podremos ya proceder a la adopción del animal. Visto así, puede parecer un engorro pero tan sólo implica perder una mañana de papeleo ¡un compañero de vida se merece al menos eso!