Cómo llegar en avión

avion

La principal puerta de entrada de los visitantes a Mallorca es su aeropuerto, Son Sant Joan. Con un elevado tráfico nacional y, sobre todo, internacional, se estima que cada año pasan por él más de 22 millones de pasajeros de los cuales, unos 18.000 lo hacen acompañados de su perro, según datos de AENA.

La normativa y los requisitos para volar con un perro varían mucho de una compañía a otra; por ejemplo,  la mayoría de las low cost  no admiten el transporte de animales y las que sí lo hacen no están exentas de restricciones. Por lo tanto, si decidimos viajar en avión, el primer paso es averiguar la política de la empresa que nos interesa consultando las condiciones en su página web o llamando a atención al cliente.

Como regla general, los perros pueden viajar en la cabina de la aeronave dentro de un transportín o bolsa de medidas adecuadas siempre que pesen menos de 8kg -6 en Air Berlín-. Si nuestro amigo no cumple esta premisa, deberá ir en bodega. En ambos casos es necesario solicitar previamente que nos autoricen su aceptación, ya que el número de animales permitidos por vuelo está limitado. Por todo ello, os aconsejamos realizar la reserva bien telefónicamente o bien en persona en una agencia de viajes porque por Internet primero tendríamos que comprar el vuelo y a después solicitar que el perro sea admitido en el mismo.

El día del viaje se recomienda acudir con tiempo de sobra al aeropuerto ya que debemos sacar la tarjeta de embarque del perro en la oficina de la compañía, donde además se realizará el cobro de la tarifa correspondiente. Posteriormente, nos dirigiremos al mostrador de facturación y si el perro viaja en bodega, nos indicarán el lugar donde debemos entregarlo, perfectamente cerrado e identificado en un contenedor homologado. Lo recogeremos ya en destino en una puerta especial situada junto a las cintas del equipaje. No está de más recordarle al personal de abordo que viaja una mascota y, si no estamos tranquilos, preguntarle si ya lo han embarcado, especialmente después de una escala.

Si el perro viaja en cabina, comprobarán su peso y los billetes y ya seremos nosotros los encargados de pasar el control con él (podemos llevarlo con la correa puesta por el aeropuerto hasta el momento justo de embarcar, que debe hacerlo en su transportín). Obligatoriamente nos habrán asignado un asiento junto a la ventana y deberemos colocar el contenedor con nuestra mascota bajo el asiento delantero, donde deberá permanecer  todo el trayecto cerrada, evitando que moleste a otros pasajeros.

Como apuntábamos en los consejos generales, es importante que el perro haya hecho sus necesidades y que no haya comido justo antes de volar, para evitar vómitos si se marea. Una pastilla puede hacerle más llevadero el vuelo, especialmente si va en bodega o es la primera vez que viaja, pero siempre bajo prescripción veterinaria.

Normativa de las principales compañías

 

No admiten animales a bordo

 

Ryanair

EasyJet

Wizz Air

 

Admiten animales en cabina

 

Vueling

Deben viajar en un transportín con unas medidas máximas de 50 x 40 x 20 cm y no superar los 8kg de peso total. El precio es de 25 euros por trayecto nacional y 40 internacional y Canarias.

Volotea

Admite perros que pesen hasta 8 kg y que viajen en contenedores homologados de 50 x 40 x 20 cm como máximo. La tarifa que aplica es de 39 euros por trayecto a través de su web y call center y de 60 si se hace efectiva en el aeropuerto.

 

Admiten animales en cabina y bodega

 

Air Europa

La compañía  más barata para volar con perro, admite animales de hasta 8 kg. El transportín, además, no debe superar las medidas 55x35x25cm. La tarifa que aplica en esta modalidad es de 25 euros para Península y Baleares y 50 para Canarias y resto de Europa. Si no cumple estos requisitos, el perro deberá volar en bodega y el precio será de 40 euros por trayecto nacional (excepto Canarias y resto de Europa, que será de 80 euros).

Iberia

Permite que los perros viajen en cabina, previa autorización en la oficina de reservas, si pesan menos de 8kg y van en un recipiente adecuado cuyas medidas máximas deben ser 45x25x35cm. El coste por trayecto nacional es de 25 euros y 50 al resto de Europa. Los perros que superen ese peso deben viajar en bodega y el coste por trayecto asciende a la friolera de 120 euros, independientemente de si es nacional o europeo.

Air Berlin

Al igual que las demás, admite perros en cabina que no superen los 8kg de peso, incluido el transportín (de unas medidas no superiores a 55x40x20cm). El precio por trayecto es de 30 euros para trayectos de corta y media distancia. Los perros que no cumplan estas características, viajarán en la bodega en un contenedor adecuado y el coste por trayecto será de 75 euros.

Comentarios (1)