De Es Cocons a la Comuna de Bunyola: una excursión nevada

nieves5La excursión que os proponemos hoy es un clásico que dudo que haya alguien que no conozca: la Comuna de Bunyola. Lo que es más difícil es que la hagáis como nosotros, ¡completamente nevada y cayendo copitos durante buena parte del camino! De hecho la pateada fue una improvisación porque nuestra idea era subir en coche a ver la nieve pero la carretera estaba cortada así que decidimos subir andando desde Es Cocons. Y sin duda la experiencia mereció la pena, eso de hacer senderismo por Mallorca viéndolo todo blanco a tu alrededor no es algo que se vea todos los días, y como además era la primera vez que Lana pisaba la nieve disfrutó como una enana corriendo, saltando, rebozándose… De todas formas, aunque no esté nevado, esta ruta es un ejemplo típico para hacer en familia, con un área recreativa ideal para hacer una torrada o simplemente, comer el bocadillo.

 Cómo llegar

 comuna bunyolaSi venimos de Palma en dirección a Bunyola por la carretera Ma-2020, poco antes de llegar al pueblo veremos una central eléctrica de Endesa y justo a continuación una pequeña carretera a la derecha con un cartel de madera que indica Es Cocons. Seguiremos sin desviarnos un kilómetro y medio hasta llegar a una pequeña explanada para 3 ó 4 coches junto al arcén. Allí podremos aparcar y comenzar la excursión.

 Ruta

nievedentro2Una vez dejemos el coche, empezaremos a caminar por un pequeño tramo de carretera asfaltada hasta las casas de Ca Na Moragues. El camino empieza a ser ligeramente ascendente y el paisaje alrededor está lleno de olivos y almendros, que en esta época empiezan a florecer. Tuvimos la gran suerte que mientras fotografiábamos sus flores empezó a nevar y el espectáculo era impresionante. Justo por esa misma zona pastan muchas ovejas, y aunque las fincas están valladas, ojo con los perros. Pasamos una primera barrera y seguimos por el sendero flanqueado por muros de piedra sin desviarnos hasta llegar a una zona con corrales hechos con palos. Es Sa Cova, una peculiar casita construida en una cueva de roca que según los carteles data del siglo XIV (y por si alguien está interesado, se encuentra a la venta). Pasamos una segunda barrera, que debemos dejar nuevamente cerrada, y avanzamos unos 10 minutos más, siempre eligiendo el camino de frente, hasta abandonar los huertos y fincas en las que se ve la mano del hombre. Una última barrera separa un drástico cambio de paisaje: nos adentramos en el bosque de pinos y encinas, oscuro, húmedo, frondoso. A partir de nievedentroaquí y estando atentos por si bajan bicis de montaña, podemos soltar al perro. Los fines de semana puede haber bastante densidad de ellas y entonces será mejor llevarlo atado. Continuaremos por un camino pedregoso una media hora hasta llegar a la Comuna de Bunyola, antes lugar de caza y recogida de leña de los vecinos del pueblo, ahora convertida en zona recreativa con pozo, mesas y bancos, zonas para torrar y hasta un refugio. En la zona de merendero están prohibidos los perros.

Dificultad: Moderada. La ruta no tiene pérdida y aunque hasta la Comuna es todo subida salvando un desnivel de unos 600 metros, el camino es bueno.

Distancia: unos 4 kilómetros de subida, lo que a nosotros parándonos para hacer fotos nos llevó hora y media. La bajada se hace en menos de una hora.

Circular: Nosotros en esta ocasión subimos y bajamos por el mismo sitio, pero se puede volver por el camino de Bunyola hasta el pueblo para hacer una excursión más completa.

Peligros perrunos: No hay coches cerca pero en el primer tramo, por la zona de casas hay bastantes ovejas. Una vez nos adentramos en la zona boscosa ya no hay problema. El único peligro son las bicicletas de montaña que bajan a bastante velocidad. Entre semana no hay muchas y con llevar al perro controlado es suficiente pero el fin de semana, es mejor llevarlo atado con una correa extensible o larga para evitar accidentes.