Entrevistamos a Josep Mª Rigo, coordinador de Bienestar Animal

escarnatgeHace año y medio que llegaron al Ayuntamiento de Palma con una concejalía, encabezada por Neus Truyol, cuyo nombre es toda una declaración de intenciones: Ecología, Agricultura y Bienestar Animal. El equipo de gobierno municipal parecía tener un claro compromiso con los animalistas y ahora que nos acercamos al ecuador de la legislatura, hacemos balance con su coordinador, Josep María Rigo y le preguntamos por los asuntos que más nos interesan a los “perrunos” palmesanos: espacios de ocio canino, Es Carnatge, Escuela urbana y Son Reus.

– Contar con una concejalía dedicada al bienestar animal supuso un paso adelante en políticas animalistas y generó muchas expectativas, tras estos primeros meses en Cort, ¿qué ha mejorado en el área de protección animal?

– El hecho de integrar bienestar animal en el nombre del área ha permitido desenmascarar las políticas de bienestar animal y que sean explícitas dentro de la gestión municipal. Esto ha permitido retomar el contacto con numerosas asociaciones y personas voluntarias que trabajan en la defensa de los derechos de los animales para trabajar codo con codo. Hemos hecho avances significativos en la mejora de protocolos de actuación por parte de los servicios municipales, mejoras de infraestructura en el centro de Son Reus, hemos habilitado nuevas zonas de ocio canino, hemos avanzado hacia el sacrificio cero. Muchos de estos avances no hubieran sido posibles sin la inestimable ayuda de los voluntarios y entidades animalistas que trabajan sin cesar.

– Hablando de Son Reus y el gran objetivo de sacrificio cero, hace un par de semanas se celebró su 40 aniversario con una jornada de puertas abiertas. En estos años han cambiado mucho las cosas a la hora de gestionar la perrera municipal y mirando al futuro ¿cuál es el camino a seguir ahora?

–  Cuando se creó el centro en 1976 el problema eran la cantidad de perros vagabundos que deambulaban por Palma y el peligro de la extensión de zoonosis como la rabia. Hoy tenemos claro que el problema no son los animales abandonados sino las causas que provocan el abandono y la renuncia de los animales. Por tanto la gestión del centro ha cambiado desde una praxis sanitaria “profiláctica” a una promoción activa de la concienciación y educación en temas de tenencia responsable de animales. Por otra parte el centro persigue aumentar la transparencia en su gestión, garantizar el bienestar animal, prevenir el maltrato, coordinación de las colonias felinas urbanas de Palma, etc.

– Acaba de finalizar la primera edición de la “Escuela Urbana para perros”, promovida por el Ayuntamiento para conseguir una mejor inserción de los animales en la vida de la ciudad, ¿qué balance haces de la iniciativa?0_98249_1

– El programa de l’Escola Urbana de Cans ha tenido en esta primera edición buena acogida por parte de las personas que han participado. El objetivo de estos cursos es ofrecer recursos para que los perros estén mejor integrados en el hogar y en la ciudad. En definitiva se trata de que los propietarios de mascotas entiendan las necesidades de su animal y mejore la comunicación. La disminución del estrés mejora el comportamiento del animal, refuerza el lazo entre las personas que conviven con él y disminuye la tasa de abandonos y renuncias. Por otra parte el hecho de trabajar en Zonas de Ocio Canino de Palma con diferentes adiestradores nos ha permitido detectar oportunidades de mejora tanto en las infraestructuras de las ZOC como en la organización de los cursos que creemos que podrán ser incorporadas en próximas ediciones.

– Periódicamente surgen rumores acerca de Es Carnatge que apuntan que se está estudiando prohibir la presencia de perros a la única playa habilitada para ellos en la ciudad, ¿qué nos puedes decir al respecto?

– En ningún caso se van a prohibir los perros en Es Carnatge, ni tampoco impedir el acceso a cala Pudent ni modificar su condición de playa donde se permite el baño de animales. Queremos habilitar nuevos espacios de ocio canino y mejorar los actuales.
En Es Carnatge es urgente proteger los valores naturales y patrimoniales de la degradación en que se encuentran, es necesario delimitar los diferentes usos y proteger el entorno. En este sentido, hace unas semanas se ha empezado a delimitar con postes y cuerdas la zona comprendida entre el paseo peatonal y el mar, después de Cala Pudent (playa habilitada para perros). El objeto del vallado es recuperar la vegetación e impedir que se hagan pasos alternativos que la destruyan. Próximamente se instalaran carteles indicativos. Esta zona, que hasta poco era un atajo del paseo para bicis y transeúntes, es una zona declarada Área Natural de Especial Interés por ser el único trozo de litoral de Palma no urbanizado que contiene importantes endemismos de flora y fauna que queremos recuperar. Además la zona constituye un lugar de interés geológico de importancia mundial.

– Aclarado este polémico punto, ¿habéis tenido problemas para llevar a cabo alguna iniciativa? ¿Cuáles son los próximos proyectos?

– Los problemas, o mejor dicho dificultades que hemos tenidos están relacionadas con las limitaciones de presupuesto y personal, esto supone que no avanzamos lo rápido que nos gustaría. Los próximos proyectos son una nueva ordenanza de bienestar animal, que todos los animales de Son Reus salgan esterilizados, poder realizar campañas de esterilización, habilitar nuevas zonas de ocio canino, reforzar el programa de colonias felinas y conseguir que Son Reus sea un centro de investigación en torno a la etología de los animales de compañía.