¡Malas noticias para Lana, la perrita viajera (y buenas para otros tantos)!

IMG_20140819_114322Como ya sabéis los que nos seguís en las redes sociales, viajamos mucho en avión con Lana y siempre lo hacemos con Air Europa ya que es la única compañía que admite perros en cabina de hasta 10 kg de peso. O más bien deberíamos decir era, porque esta semana nos hemos llevado un buen chasco. Debido a la aceptación de una normativa de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, a partir de ahora el peso máximo de los animales que viajen en cabina será de 8 kg, lo que unifica criterios entre las distintas empresas aeronáuticas. Esta legislación no es nueva, y aunque ya nos habían avisado de que estaba pendiente de llevar a cabo, todavía no se había aplicado.
La parte buena es que otras compañías, como Air Berlín, por ejemplo, que tenían establecido un peso máximo en cabina de 6 kg pasan ahora a aceptar animales de hasta 8. En lo que sigue habiendo bastante disparidad de criterios es en el tamaño máximo de los transportines, ya que cada empresa establece el suyo. Por citar sólo 3 (aquí tenéis los requisitos de las más importantes) el de Iberia tiene que tener como mucho unas medidas de 45x25x35cm, Air Europa de 55x35x25cm y Air Berlín de 55x40x20cm ¡cómo nos lo complican!

Siempre nos quedará la bodega

Por supuesto, si queremos viajar en avión y nuestro perro supera el peso permitido para ir con nosotros en la cabina de la aeronave, siempre puede ir en bodega (aunque compañías como Vueling y Volotea no contemplan esa posibilidad). Tenéis toda la información aquí. Y si no, el barco ¡desventajas de vivir en una isla!
Y ya que hablamos de volar con perro, aprovecho para dejaros una petición por si la queréis firmar. Seguro que alguna vez habéis leído la triste noticia de un perro fallecido durante el vuelo en la bodega del avión. A veces por falta de la climatización adecuada, por no poder darles de beber o por tenerlos esperando para embarcar a pleno sol o muertos de frío. El caso es que las compañías no muestran demasiada sensibilidad al transportar a nuestras mascotas y para pedir que dejen de tratarlas como maletas, Cristina García, tras la muerte de su perro en un Sevilla-Palma, comenzó la campaña dirigida a la Organización Internacional de Aviación Civil ¡nuestras mascotas no son maletas!