Responsabilidad civil: por qué es buena idea asegurar a tu perro

segurosdentroHace unas semanas compartimos en Facebook la noticia de que la ordenanza municipal de Ciutadella* obligará, so pena de multa, a los conductores que atropellen a un perro a prestarle auxilio. El debate que se generó en los comentarios fue tremendo, tanto que batimos nuestro récord de participación, y aunque casi todos estábamos de acuerdo en que llevar a un animal herido al veterinario es una obligación moral, lo exija la ley o no, acabamos hablando de dinero. Y es que, ¿quién se hace cargo de los costes, tanto del animal herido como del vehículo siniestrado? Si nos ceñimos a este caso concreto, como la ley especifica “animales con propietario” está claro quién es el responsable. Para empezar, un perro con dueño debería estar bajo su control y no circular suelto por un lugar en el que pueda sufrir un accidente. Pero una cosa es la teoría y otra, la práctica. Salvo que jamás de los jamases lo soltemos y no haya ninguna probabilidad de que se escape, puede ocurrir una desgracia. Y por eso hoy quiero hablaros de los seguros de responsabilidad civil para mascotas. Seguro que lo asociáis a razas potencialmente peligrosas y de hecho, para los propietarios de estos perros es obligatorio suscribir uno. Sin embargo, entre los demás no está muy extendido.

 Seguros de responsabilidad civil para perros

 Y es que claro, ya tenemos bastante con el seguro del coche, el de la casa, el de vida… ¡y ahora, encima, el del perro! Parece que sólo pagamos y pagamos recibos, pero el día que ocurre alguna desgracia, nos alegramos de tenerlos. Cualquiera de nuestros peludos es candidato a provocar un accidente de tráfico y nosotros tendremos que hacernos cargo de las reparaciones de los vehículos y si hay víctimas, de las indemnizaciones pertinentes (que puede ser un dineral). Además, un perro puede morder a alguien y que nos denuncien, empujar a un niño y tener la mala suerte de que se haga daño, hacer caer a un ciclista o atacar a algún animal de granja. La obsesión por las ovejas de Lana fue precisamente el motivo por el que decidí asegurarla y por menos de 40 euros al año estoy un poco más tranquila cuando salimos al campo.
Hoy en día todas las aseguradoras ofrecen opciones para mascotas así que os recomiendo buscar en algún comparador (Rastreator, Acierto…) para ver el que mejor os sale de precio. Normalmente incluyen además una pequeña indemnización en caso de pérdida o robo del animal y se pueden ampliar con otras coberturas como que se haga cargo del importe de la residencia para mascotas en caso de hospitalización del propietario, o de los servicios veterinarios, por ejemplo, pero obviamente todos los extras encarecen mucho el precio final.
Por cierto, algunos seguros de vivienda recogen también a las mascotas de la casa, así que si tenéis uno no está de más que lo reviséis por si incluye esta opción y si no lo hace, preguntéis cuanto encarecería incluir al perro. A veces sale más barato hacerlo así que contratarlo por separado.

 *La ordenanza de Ciutadella

La ordenanza municipal de Ciutadella a la que hacíamos referencia en Facebook cuando surgió el tema de los seguros entró en vigor desde el pasado 30 de diciembre, y es muy clara con el procedimiento que se debe seguir: «en caso de atropello de un animal en la vía pública, sin que el propietario esté localizado, nunca se podrá abandonar a un animal herido». Es más, remarca que «el conductor está obligado a trasladarlo o hacerlo trasladar al centro veterinario más cercano y en caso de estar cerrado, se debe poner en conocimiento de la Policía Local, para que dé las instrucciones pertinentes». El incumplimiento del deber de socorro en este caso está tipificado como falta leve y es merecedor de una multa de 750 euros.