Tenencia Responsable

perro_amorSegún datos de la Asociación Balear para la Defensa de los Animales, Baldea, cada año se abandonan más de 15.000 perros en Mallorca, y la única manera de frenar esa dramática cifra es fomentando su tenencia responsable. Cuando adoptamos un cachorro, tenemos que ser conscientes de que esa cosita tan mona se va a mear en la alfombra, morder los muebles, destrozar cosas y comer las plantas. Todavía tiene que aprenderlo todo y debemos invertir mucho tiempo y paciencia en enseñarle lo que está bien y lo que no. Y sobre todo, tenemos que saber que los cachorro (¡sorpresa!) crecen. Y que entonces tal vez no hagan tanta gracia ni resulten adorables a todo el mundo.

Un perro es un ser vivo y como tal tiene unas necesidades. Debemos tener la capacidad económica para alimentarlo, llevarlo al veterinario regularmente, mantener sus vacunas al día, desparasitarlo y hacer frente a posibles gastos imprevistos que pueda suponer. Pero además, y todavía más importante,  tenemos que tener tiempo para dedicarle. A los canes les gusta la compañía,  son animales de manada y no tienen más universo que su familia. Los humanos tenemos trabajo, aficiones, amigos. Ellos sólo nos tienen a nosotros por lo que nuestra responsabilidad es enorme. Si vive en un piso, debemos pasearlo al menos 3 veces al día para que haga sus necesidades y tenga contacto con sus congéneres y otras personas y, aunque viva en una casa con jardín, debemos garantizarle al menos, una salida diaria. Cuanto más socializado esté el perro, más feliz será y más fácil nos resultará la convivencia con él.

Si adoptamos un animal adulto, también es imprescindible educarlo desde el momento en que ponga una patita en casa y dejarle claras las normas. Si sabe desde el principio qué puede y qué no puede hacer, lo respetará en el futuro. Debemos ser unos amos firmes y realistas y no confundir a nuestra mascota tratándolo como a un niño o exigiéndole cosas que no comprende o  no puede hacer. Si, por ejemplo, queremos que se esté quieto todo el día, tal vez debemos replantearnos si no deberíamos tener  mejor una planta. Sin embargo, en algunas ocasiones y a pesar de nuestros esfuerzos, el perro puede presentar problemas de comportamiento que debemos corregir acudiendo a un especialista y no optando por la vía fácil de deshacernos de él. Cada vez existen más etólogos, psicólogos y adiestradores especializados que pueden ayudarnos a hacer de nuestro peludo, el mejor compañero.

Por todo ello, antes de tomar una decisión, recomendamos echarle un vistazo al tríptico, editado por Baldea ¿Quieres tener un perro?

Otras causas de abandono frecuentes: 

      •  Vamos a tener un bebé. El perro se alegrará enormemente de tener un compañero de juegos y se convertirá en su mejor amigo. Siguiendo unas pautas adecuadas acogerá al peque como un nuevo miembro de la manada, lo protegerá y le ayudará a descubrir el mundo. Muchos estudios avalan los beneficios para los niños que crecen acompañados de un perro (tienen menos alergias, son más sociables, afectuosos y responsables, entre otras cosas).
      • Nos vamos de vacaciones y no tenemos a quien dejárselo. Cada día más alojamientos admiten que sus clientes viajen con su mascota, pero si no está en nuestros planes llevárnosla existen muchas alternativas: residencias, guarderías, cuidadores…Echa un vistazo a nuestros apartados viajar con perro y servicios caninos para informarte.
      • Los niños ya no le hacen caso y tengo que cuidarlo yo. Obviamente, los niños son niños y la responsabilidad final  y el cuidado siempre tiene que recaer en los padres. No importa que prometan que lo cuidarán ellos porque aunque al principio se peleen por darle de comer o cepillarlo, es probable que después de aburran. Aun así, dependiendo de la edad de los peques pueden tener obligaciones para con el animal que además les enseñarán a ser responsables.
      • La perra ha tenido cachorros y no sabemos qué hacer con ellos. Esterilización, esterilización y esterilización. Sólo así se evitarán las camadas indeseadas que después no podemos colocar, además de tener otros beneficios para la salud y el comportamiento de los animales.
      • Nos mudamos a un piso más pequeño o en el que no permiten animales. Al perro no le importa dónde viva siempre y cuando esté con su gente y pueda salir a hacer ejercicio. Por supuesto, antes de elegir nueva casa debemos comprobar que el propietario o la comunidad no ponen restricciones a la tenencia de mascotas.
      • Se ha hecho muy grande, suelta pelo, se porta mal etc etc etc. Sin comentarios, ¿qué pensabas que era? ¿un peluche?