Transporte por la isla

coche

Si hemos llegado a la isla en ferry con nuestro propio coche, el traslado por la isla no será un problema, pero si éste no es el caso la situación se complica.

Depender del transporte público es, a día de hoy, es difícil pero gracias a las mejoras de los últimos dos años, no imposible. Los perros no son admitidos en el tren Palma-Inca, ni en el metro, ni en general, en la mayoría de las líneas de autobús interurbano. Sin embargo, en el bus metropolitano de Palma están permitidos en 7 líneas (1, 2, 3, 15, 20, 21 y 30).  La buena noticia es que recientemente se ha publicado la Ley 4/2014 de Transporte Terrestre y de Movilidad Sostenible de las Islas Baleares que recoge el derecho del pasajero a transportar animales de compañía. Sin embargo, hasta que no se apruebe el reglamento que lo desarrolle, esto no será efectivo.

La única excepción a todo esto, como comentábamos, es el proyecto piloto aprobado en el Ayuntamiento de Palma para permitir que los perros viajen en algunas líneas de autobús urbano. Concretamente, la línea 30 de la EMT desde Plaza de Espanya a Cala Estancia fue la pionera y permite acudir en transporte público a la única playa pet friendly de la capital, Es Carnatge. En vista de la buena acogida, la iniciativa se ha ampliado también a las líneas 2 (que circunvala el centro histórico); 20, entre Sant Agustí-Son Espases, que recorre la zona de Cala Major y Porto Pi y pasa por las proximidades del Castillo de Bellver, y recientemente (noviembre de 2015) se han añadido las rutas más turísticas: la 1, que une el puerto, la ciudad y el aeropuerto); la 3, de el Pont d’Inca hasta la playa de Illetes; la 15 de Plaza de la Reina al Arenal y la 21, entre el Arenal y el aeropuerto.

En cuanto a los taxis, son muchos los que ya admiten perros como un pasajero más. Sin embargo, es recomendable cuando se llame a la centralita comentar que viajamos con una mascota para que nos envíen uno que no ponga pegas. En general, si el animal es pequeño y viaja en su bolsa, no habrá ningún problema. Sin embargo, esto puede no ser tan fácil con una mascota de mayor tamaño.

Como podemos ver, el transporte es una de las asignaturas pendientes de Mallorca a la hora de movernos con nuestro compañero de cuatro patas. La opción más recomendable es alquilar un coche directamente en el puerto o aeropuerto (conviene reservarlo previamente), ya que mientras éste se devuelva en perfecto estado y limpio las principales compañías no tienen inconveniente en que viajemos con un animal. Ahora bien, si estos requisitos no se cumplen, cobrarán un cargo por limpieza extra.  Además, la gran ventaja de disponer de un coche de alquiler es poder desplazarse a sitios menos turísticos y concurridos con los que disfrutar tranquilamente de nuestra mascota.