Una ruta por la costa de Santanyí: de S’Almunia a Cala Mármol

 20151204_111020Hace mucho que no publicábamos una ruta de senderismo y ya teníamos ganas de compartir con vosotros algún sitio chulo donde disfrutar de la naturaleza y mover las patitas. Esta vez nos alejamos de la montaña para poner rumbo al espectacular litoral de Santanyí, de grandes acantilados y calas de postal. La ruta, que une S’Almunia con Cala Mármol, bordea la costa regalándonos unas vistas privilegiadas del Mediterráneo, que cuando luce el sol se muestra de un turquesa rabioso. Pero eso sí, ni se os ocurra intentarlo en verano ¡no encontraréis ni una sobra! Son 6 kilómetros de ida por buen camino que a paso tranquilo, disfrutando del paisaje y haciendo fotos os llevarán menos de 2 horas. Los perros podrán ir sueltos sin peligro, aunque si todavía son muy jóvenes y/o un poco inconscientes, deberemos supervisar que no se acerquen demasiado al precipicio.

 Cómo llegar

20151204_160343_HDREl punto de partida, cala S’Almunia, se encuentra en el municipio de Santanyí, dirección Es Llombards. A 4 kilómetros de Santanyí, por la Ma-6100 tomamos la carretera hacia Cala S’Almunia/Cala Llombards durante algo más de 3 kilómetros. Debemos ir atentos porque justo antes del desvío a la izquierda para Cala Llombards, hay un desvío hacia la derecha, marcado con un graffiti con una flecha roja y un espejo en el cruce. Ésa es la carretera que cogeremos durante un kilómetro, siguiendo en el primer cruce a la izquierda (también con una flecha pintada en la pared) hasta llegar a la zona de casas. Aparcaremos por allí, teniendo cuidado porque casi todo es línea amarilla y bajaremos por el camino de la foto y una larga escalera. Como veis, los perros están prohibidos en las playas pero en invierno no hay nadie y además la ruta puede hacerse sin pasar por ellas.

 Ruta

20151204_115839Una vez bajemos las escaleras hacia cala S’Almunia nos encontraremos con una zona de rocas donde a la izquierda veremos las antiguas casitas de pescadores y sus barcas. Es un lugar con mucho encanto, aunque no sea una cala propiamente dicha. Porque para cala, si tenemos tiempo, podemos visitar la vecina Caló des Moró, que bien merece que nos desviemos unos minutos*. Pero para empezar nuestra excursión, debemos coger a la derecha, hacia el bosque, y enseguida veremos un camino. En realidad la ruta no tiene pérdida, pues al principio unos puntos rojos pintados en las piedras nos van guiando y después el sendero es muy evidente durante todo el trayecto y tiene fitas.
20151204_132403Este primer tramo, entre vegetación muy cerrada va subiendo, con algunas zonas de mucha piedra resbaladiza, por lo que el calzado adecuado es imprescindible. Cuando lleguemos arriba, podremos disfrutar de una bonita visión de Cala S’Almunia a nuestra derecha antes de continuar nuestro camino bordeando la costa, hasta el primer punto de interés, una roca con forma de puente, Es Pontás. Poco después veremos el impresionante acantilado de Es Bauç, presidido por las ruinas de un talaiot prehistórico. Siguiendo con la ruta, dejaremos atrás una casita de piedra y ventanas azules y continuaremos hasta atravesar un muro de piedra deshecho y veremos una especie de torre blanca ¡ya quedará poco para llegar! Cuando bordeemos el siguiente torrente, aparecerá ante nuestros ojos la imponente Cala Mármol. Podemos acercarnos para verla desde arriba antes de volver al camino que nos conducirá a ella, un sendero bien delimitado que acaba en una pista ancha que baja hacia la cala. La verdad, en esta ocasión no tenía arena, tan sólo piedras, algas y bastante basura, pero el mar estaba espectacular ¡perfecto para un chapuzón perruno con rebozado de posidonia al terminar!

20151204_114133Dificultad: baja. Buen camino, casi todo llano, sin apenas desniveles. Sólo hay un par de puntos con piedras grandes en los que hay que ayudarse con las manos y tal vez algunos perros necesiten ayuda.

Distancia: aproximadamente unos 12 kilómetros entre ida y vuelta. Podemos alargarla hasta el faro de Ses Salines que está a unos 6 km de Cala Mármol, con lo que el total serían 24 km ¡un buen paseo!

Circular: No.

Peligros perrunos: ninguno, no hay coches ni casas ni ganado, pero cuidado los días de caza, porque es probable que en las cercanías cacen.

*Caló des Moro
calomoroEsta cala es, para mí, la más bonita de Mallorca (ahí es nada!) pero también una de las más difíciles de disfrutar. Entre lo pequeñita que es y la de gente que tiene siempre, plantar la toalla en ella es casi imposible y menos, claro está, con un perro. Pero ahora en invierno la cosa cambia, y si no la conocéis, aunque sólo sea para verla desde arriba –ojo con las escaleras si decidís bajar-, merece la pena. Os dejo una foto del verano,  ya que hoy cuando llegamos le daba totalmente la sombra y no lucía en todo su esplendor.
20151204_153538-1-1Para llegar a ella debemos dirigirnos hacia las casas de la izquierda de cala S’Almunia y pasar por detrás. Un cartel nos indicará el camino, justo junto a una puertecilla de madera que debemos atravesar. La zona está gestionada por la Fundación Amics d’Es Caló des Moro, por lo que debemos pasar sólo por los caminos marcados y respetar las áreas de replantación de flora autóctona. Aunque el lugar tiene varios paneles y folletos explicando el trabajo de recuperación y protección que realizan, sorprendentemente en ninguno prohíben perros (estamos tan acostumbrados que nos llama la atención) pero no podemos garantizar que no nos pongan problemas. Nosotros no encontramos a nadie, así que mejor llevar a los canes atados.